Vendían en esta calle un pastel de milojas sin h.
Lancé la talla al llevármelo.
-Sería más rico con h.
Estas ojas con sin h, fue la rápida respuesta del dependiente.
El manjar era dulce de leche; las ojas ni se sentían en el paladar.
Ojas nueva; milojas en la bahía.

20120428-110012.jpg

Anuncios