Simonetti me dijo una vez que es necesario el drama en una historia. Sin drama no hay manteca, pero, a veces siento que no siempre debe haber un conflicto. Solo contar. Ahora, como una suerte de manía: la palabra “que” se me asoma en todas las líneas. Trancada la novela y la palabra que, pero todo bien.

Anuncios