Sí, el otro día pensaba porqué tanto ir y venir. Lo pensé una vez en el campo también, siempre terminaba la jornada en ese cañaveral de ramas en el callejón para llegar a casa.

Voy y vuelvo; como un yo-yo.

Anuncios