Cáncer

Yo no sé. Cada día se me cruzan historias. Esta vez un amigo me contó su novela.

Pucha, me dan ganas de robársela.

Una historia de cáncer es terrible. Conocer a alguien tras el cáncer.

Procear a una hija luego, una hija tras una muerte. Más adelante informar a los hijos que ya están grandes.

Y luego; un cierre de historia imprevisible.

Por ese final, creo que debo escribirla.

Hacer un edificio

Sip. Escribir lo que uno cree será una gran novela es como hacer un edificio por partes. El

Pegoteo es la parte azarosa.

La historia siempre esta clara pero hay como que retenerla para que no se escape por las ramas. Es como un concierto con múltiples tubas sonando al mismo tiempo.

Pero me llegó como una gran ola con ideas y uanredacción rápida y escalonada.

Es choro crear; y crear que se escribe el mejor libro para un concurso por ahi de 200.000 euros.

Bueno soñar, no cuesta nada.

 

Sano

A veces uno se cree superman. Pero si no estás sano, simplemente fregaste.

Llevo 3 semana con el estómago como las reberendas(será con v corta?) y desgano. Hasta me quedo dormido sentado. Al googlearlo me encontré que tengo sintomas de stress, , cáncer, cólon irritable, estreñimiento, hirsutismo, etc.

imageEstoy frito: tomando como las abuelitas agua de boldo y apretando las nalgas para que no se me salga uno con chaya.

Hirsutismo; vaya palabra siútica. Mejor no googleo más, puede que termine siútico tambien.

20140607-105923.jpg

Volar me despeja la
Mente porque desparramo ronquidos culposos de que estoy inconciente.
Es entrete mirar por una ventanilla; pienso un sin fin de cosas. Cuando las cosas no andan bien en soluciones. Y si andan bien, vaya uno a saber el porqué, piensa en las cosas que salen mal.

Comilón

Por @rodrigosolo

Cuando viajo, me relaciono en comidas.
Apago el celu y pongo atención en lo que habla quien tengo al frente.
Es rico comer, qué duda cabe, desde una nogada en las Piedras del Molino a un lomito a la rápida en La Primavera.
En USA una vez, cuando chico, me comí un sanguche de tallarines inolvidable en un tren Amtrak(piensen que estoy loco pero eran tallarines con carne); en Paris me comí una Macdonald de pelos (era un hambre voraz); en Atenas un pollo salteado dulce; en Antofagasta unos sushi de múltiples colores(los de esta foto).

Yo no había comido sushi. No salía del bistoco con arroz. Interesante la variedad.

Que rico es comer ovíporamente, lento y pausado eso sí, con el slogan chao jefe en la punta de la lengua y los meseros comienzando a mover las mesas a las 4 de la tarde.

Comíamos los domingos cazuela de carne con mis papas. Se me ocurrió irme de la casa a los 18.
Fui un tarado; nunca más comí una cazuela con médula como ésa.

Mastica la idea ahora; que vas a almorzar hoy o que vas a cenar? Disfruta el proceso dice Pilar Sordo; como la vida misma, come lento y palabrea cada sorbo de bebida o vino, agrégale una anécdota sabrosa a la ensalada; y eso será una gran comida.
Me confieso: quiero ser un comilón.

20131220-063651.jpg

Travolta

El cine me fascina. Pucha que me gusta.

Pocas veces fui al cine de Los Andes. Casi no me acuerdo, creo que vi ahí Blade Runner o Cocoon, y me contó un amigo que tocaban parece Mambo Number Five al bajar el dimer de las luces laterales.

Pero iba a otro cine en la playa. Ahí vi Grease, Rocky, y hasta Tiburón. Era un cine rasca, de verano en San Sebastían en la séptima poniente. El ticket era como de rifa, con un número de tintura verde.

Ahí se cortaba la cinta y todos pifeaban y se daban el gusto en la oscuridad cómplice. Debo confesar que la masa me llevó a sacarle hasta la abuela al señor de las cintas negras que seguro las pegaba con scotch.

Pasé por ese cine que con el tiempo quedó en templo. Hoy es nada, pero se me vinieron tantos recuerdos.

Me creerían que me creía Travolta a los 11 años. Hasta me puse gomina.

20131219-061032.jpg

Una novela de King

Por @rodrigosolo

King tiene como 45 novelas. Una máquina creativa. Pero había buscado esta novela Dume muchas veces y siempre lo vi sellado o a un valor asqueroso (existira ese valor?)
Pero dí con ella en una librería de la playa. Lo pesé; compruebo los libros piratas por el peso. Pasó la primera prueba.
Y lo comencé a leer en el aeropuerto mientras hacía hora para subirme a un vuelo barato a Arica de 1
Am. Yo era el único gil en la cafetería con manso libraco. Todos los demás veían su perfil en facebook.
King tuvo un accidente una vez q casi lo dejó medio muerto; de ahí la idea de Misery que luego fue llevada al cine: una loca de patio lectora lo secuestra y lo encierra.
Él es un flaco desgarbado, una vez leí que no estaba tranquilo porque como las novelas le hablaban en la mente si no las producía luego. También hace radio en su pueblo.
Por ahora bendito placer; tener 400 páginas por delante para leer en cinco días de viaje.
Y lo misterioso; qué final tendrá el libraco que me salió solo diez lucas.

Capaz que le copie algunas ideas; descuartizaré a los protagonistas en el próximo artículo.
A pedacitos.

20131219-060657.jpg

Don Francis

Por @rodrigosolo

Es, era y será number One.
Me he cagado tantas veces de la risa gracias a Don Francis. Puede ser una frase soez. Pero no sé cómo sintetizar todas las tardes permanentes en que este caballero tiraba tejo por primera vez y zas le achuntaba en la linea exacta, o palanqueaba al viejito sin dientes de primera fila que fue donde Santis y volvió después.
Leche condensada de creatividad. Si conocí el Pepsodent en ese concurso de parejas jóvenes que se levantaban a cada santo y seña, y esas tómbola piñufla que se le cayó en pleno programa, o cuando regala una tele Irt en blanco y negro y la señor lo abrazaba y las hijas y los vecinos.

Pero lo ví entrevistando a los candidatos y se me vinieron todas esas imágenes en la mente. Bailó con la ex presidenta, le enrostró a un candidato de porqué no hablaba con su hermano (recordando su Sábado Gigante esperaba que saliera de la cortina), entre otras cosas.
Y me hiciste llorar po don Francis, y me reí también.

Number One. Cuando mueras creo que iré a despedirte, como que te conozco, esos sábados mi papá se mataba de la risa contigo.
Hoy rio yo.
Me darías tu autógrafo?

20131106-003905.jpg

U2

atarEs mi banda sonora.
Hoy abrí todas las ventanas porque el viento en la parcela estaba como si hubiese llovido y fuese como septiembre. Encontré The Josua 3, en youtube. Puse los audifonos nuevos del iphone y le dí.
Cuando me creía escritor, y pensaba que iba a ser escritor, es decir entre los 16 y los 20, hacía lo mismo en un departamento en Algarrobo apretujado junto a un cerro y el mar a no más de 30 metros de distancia.
Tenía el cassette que hablaba del árbol que encontraron perdidos estos tipajos en Arizona.
¿Qué fucking cosa hará Bono a esta hora?, ¿sabrá que escucho su música que me estimula a ser un drummer con el teclado blanco?
Cumplí 42, osea, si me lanzo a ser escritor debería partir pronto, sino se me pasará la vieja. Por eso estoy escribiendo cada día Café Amargo, tengo a sus protagonistas en el borde del mar en La Herradura donde fui hace unas semanas a más que nada mirar la forma de las calles, la textura de la atmosfera. ¿Se medirá?
No lo sé, pero ando esponja observando cosas: en mi parcela los grillos les dió por parlotear de lunes a domingo las 24 horas. No sé si tiene que ver con el calendario maya, pero dele que dele. La Locura ha pasado a ser un condimiento diario, por ejemplo me zambullo en Irving y busco entrevistas, hasta me gustó su casa que vi en un reportaje, y vi su cameo en la película El mundo según Garp, en la que hasta hace una aparición como el árbitro de lucha de Garp.
Lo mismo con Fuguet, pero no tan famoso pero con un verso de cool, así como aquí te las traigo Peter. Y hasta estoy leyendo unos cuentos de Bolaño que me hacen cambiar la redacción y hacer las frases más largas. Soy de frases cortas, muchos puntos.
Y suena U2, en que encuentro que todos sus campeones son épicas y que me llevarán a sentarme junto a Vargas Llosa, Neruda, García.
Bueno, u2, me hace soñar, y eso que no he fumado nada.
No fumo, me puedo quedar chico.