Yo no sé. Cada día se me cruzan historias. Esta vez un amigo me contó su novela.

Pucha, me dan ganas de robársela.

Una historia de cáncer es terrible. Conocer a alguien tras el cáncer.

Procear a una hija luego, una hija tras una muerte. Más adelante informar a los hijos que ya están grandes.

Y luego; un cierre de historia imprevisible.

Por ese final, creo que debo escribirla.

Anuncios