Vine de chaperón, de intérprete, de reloj despertador de papá. Él vino a decir adiós, yo vine a decir hello.

Suecia llena de suecos y, por cierto, más de algún chileno, cashai?

Anuncios